¿Qué hago si fallece mi mascota?

Si el fallecimiento sucede en la clínica veterinaria ES EL VETERINARIO quien se ocupa de este trámite pero usted siempre puede decidir que empresa quiere que realice la incineración, un veterinario no puede “imponer” quien se hará cargo de ello, ya sea colectiva o individual.

También se pueden poner en contacto directamente con nosotros para que vayamos a recoger a su mascota a su domicilio o a la clínica veterinaria en donde haya tenido lugar el deceso.

¿Cómo traslado a mi mascota?

La normativa legal prohíbe el traslado de animales fallecidos en vehículos no autorizados, por ello en CREMANDOGAL disponemos de vehículos preparados para ello y autorizados por la Xunta de Galicia para realizar la recogida y traslado de su mascota fallecida. Nos desplazamos a recogerla a  la clínica veterinaria o a su domicilio particular.

Una vez en nuestras instalaciones la mascota permanece en la cámara de conservación a la espera de su cremación individual o colectiva. En el caso de cremación individual presencial concertamos fecha y hora con usted para realizarla.

El servicio de recogida y traslado se factura aparte, ya que depende de la distancia que exista hasta nuestras instalaciones.

¿Qué mascotas se pueden incinerar?

Se pueden incinerar cualquier tipo de mascota independientemente de su tamaño. Desde un pez o un pájaro hasta mascotas de gran tamaño

¿Cómo es la cremación individual?

Con la cremación individual se lleva a cabo introduciendo solamente a su mascota en el horno incinerador con lo cual nos permite tras el proceso poder entregar las cenizas de su mascota.

Las cenizas se entregan en una urna (incluída en el precio del servicio) y un certificado de la cremación realizada.

La temperatura en las cámaras se encuentra entre los 800ºC y 1000ºC. y el tiempo de cremación oscila entre las 1-2 horas,  por supuesto siempre dependiendo del peso de la mascota.

¿Cómo es la cremación colectiva?

La cremación colectiva se realiza sin diferenciación de mascotas, por ello los propietarios no pueden disponer de las cenizas.

¿Estaremos acompañados durante todo el proceso?

En CREMANDOGAL encontrará el apoyo y consuelo para poder realizar esa despedida en un lugar íntimo y acogedor, asistido por personas que entienden su dolor y quieren a las mascotas.

Sabemos que es el trance más duro en la vida que compartimos con ellos y por eso nosotros queremos ofrecerte ese apoyo y consuelo necesarios en unos momentos tan delicados.

Disponemos de una sala velatorio donde el cliente y sus familiares, con total intimidad, pueden despedirse y brindarle el último homenaje a su mascota y si lo desean pueden estar presentes durante todo el proceso de cremación.

En caso de querer estar presente y utilizar la sala de velación  se debe hacer bajo cita previa para tener a su disposición la sala el día y la hora  de su preferencia en nuestro horario de apertura de lunes a sábado.

¿Cuánto cuesta la cremación?

El precio de la cremación de nuestras mascotas, depende si estamos ante una cremación colectiva o individual, y dentro de la cremación individual viene determinado por el peso del animal.

Nuestros precios van desde los 30,00 € a 200,00 € según el peso y si es colectiva o individual. Consúltanos precio rellenando el formulario de contacto.

También ponemos a vuestra disposición el pago adelantado aplazado, haciendo el pago en 12 cuotas mensuales.

Si la gestión las realiza una clínica veterinaria,  es la misma clínica quien se encarga de todos los trámites y pagos a CREMANDOGAL.

En el caso de propietarios individuales, el pago del servicio se realizará en el momento de las recogida de la mascota.

Extracto de la normativa vigente referente a los enterramientos de animales de compañía.

CONSELLERÍA DEL MEDIO RURAL

DECRETO 72/2016, de 9 de junio, por el que se autorizan y se regulan determinados sistemas de eliminación de subproductos animales no destinados al consumo humano en Galicia y se concretan determinados aspectos sanitarios de las explotaciones porcinas.

Artículo 7. Condiciones de enterramiento de cadáveres de animales de compañía

1. La eliminación de los cadáveres de animales de compañía podrá realizarse mediante su enterramiento controlado bien por parte de las personas propietarias de ellos o bien por establecimientos que presten un servicio de enterramiento de animales de compañía a terceros, según lo establecido en este decreto.

2. En el caso de animales de la especie canina, será requisito imprescindible para poder acogerse a esta vía de eliminación el cumplimiento de los requisitos previos de identificación e inclusión en el registro correspondiente establecidos en el Decreto 90/2002, de 28 de febrero, por el que se regula la tenencia de animales potencialmente peligrosos en la Comunidad Autónoma de Galicia y se crean los registros gallegos de Identificación de Animales de Compañía y Potencialmente Peligrosos y de Entrenadores Caninos.

Artículo 9. Requisitos generales de los enterramientos de los cadáveres y SANDACH

1. Los enterramientos se realizarán de forma que se evite la contaminación de las capas freáticas y de los acuíferos y, en todo caso, deberán guardar una distancia mínima de 250 metros desde cualquier captación de agua potable y 50 metros desde cualquier curso de agua.

2. Los enterramientos se realizarán de forma que se eviten otros riesgos para la salud pública o la sanidad animal, mismo por los ruidos u olores.

3. Los enterramientos deberán realizarse de forma y con la profundidad que garantice que los animales carroñeros, oportunistas o plagas no puedan acceder a ellos y no se expongan otros riesgos añadidos para la salud pública y/o para la sanidad animal.

4. Los cadáveres o subproductos en la fosa, antes de ser enterrados, deberán ser cubiertos o impregnados con un desinfectante apropiado, como puede ser la cal viva, distribuido uniformemente entre capa y capa de subproducto.

5. En los enterramientos se evitarán, asimismo, daños o alteraciones al medio ambiente natural, en concreto, riesgos para el agua, el aire y el suelo, a la biota, elementos geomorfológicos y elementos de significación patrimonial, cultural o histórica.